La felicidad de una buena amiga personificada en un bombón de ojos marrones y sonrisa picarona. Y es que este pequeño no puede ser más simpático y cariñoso, no me extraña que su familia esté enamorada de él. Fue un placer poder inmortalizar un día tan especial 🙂