La reina del bosque,
la pícara risueña que se alinea con la naturaleza y da lo mejor de sí, tan dulce, tan gamberra a la vez, es su gran encanto.
¡qué buen rato pasamos y qué risas nos pegamos en cada rincón!

Cuando te plantean una sesión así siempre procuras dar lo mejor de tí mismo,
este experimento sin duda me ha hecho aprender mucho 🙂

¡Gracias familia!